S M A R T D O C T O R L A T A M

Cargando...

smart_doctor

En nuestro mundo moderno, cada vez con menos barreras tecnológicas y con más logros que parecen sacados de los libros de ficción,  existe un mal silencioso, uno que nos afecta mucho más de lo que suponemos, y que en cierta medida, está relacionado con estos innumerables avances.

Tanta dinámica y crecimiento exponencial no ha salido gratis y entre los muchos costes que ha significado para la humanidad hay uno que pasa fácilmente desapercibido, y esto se debe a que la gente tememos hablar de él por el riesgo al famoso “qué dirán”.

La presión que tienen las empresas por liderar el mercado en el se encuentran se transmite a las personas que las componen y esto provoca a lo que muchos expertos han llamado “la pandemia del siglo XXI”. La competitividad que nos exigimos  nosotros mismos y a nuestros colegas hace que nadie quiera ser “el eslabón más débil” es por eso que poca gente habla de su sentir al respecto.

Cuando observamos que entre el 50% y el 60% de las bajas laborales además de que muchas de las enfermedades que nos aquejan se ocasionan o se potencian bajo periodos prolongados de estrés, entendemos el por qué es un problema de salud que debemos atender.

Ya que mucho de ese estrés se origina durante las jornadas laborales es nuestro deber en las empresas proponer mecanismos para evitar que se desarrolle, o al menos disminuir el impacto que tiene en nuestros colaboradores.

 

¿Cómo reconocer cuando nosotros o una persona cercana está bajo estrés.

Principalmente hay 4 tipos de factores que pueden darnos señales de que una persona que está en nuestros equipos de trabajo está presentando estrés a niveles en los que quizá ya le cuesta seguir teniendo el control.

  1. Reacciones fisiológicas. Cuando una persona está bajo estrés sufre un aumento de su ritmo cardíaco,se le nota tensión muscular, sudoración excesiva y dificultad para conciliar el sueño. Comienzan a enfermarse de forma frecuente, resfriados y enfermedades estomacales son de los más comunes.
  2. Reacciones emocionales. Miedo, humor, depresión irritabilidad y enojos frecuentes son síntomas de que su estado emocional puede estarse viendo comprometido.
  3. Reacciones cognitivas. Atención disminuída, olvidos frecuentes y pérdida de eficiencia y precisión en el trabajo a menudo se presentan en personas que están sufriendo de estrés.
  4. Reacciones conductuales. Por último las personas pueden comenzar a tener pensamientos y actitudes compulsivas como el comer, fumar o beber en exceso. 

¿Qué podemos hacer para reducir la incidencia del estrés además de sus efectos?

Como siempre, es mejor prevenir que lamentar, para ello en nuestras organizaciones podemos crear culturas y dinámicas enfocadas en ayudar a mantener la salud mental y física de nuestros compañeros y colaboradores.

  1. Antes que trabajadores, todos somos personas, con necesidades particulares que tenemos que atender, es por ello que una cultura centrada primero en las personas ayudará que sepamos que la verdadera prioridad es nuestra salud y nuestras necesidades personales
  2. Los periodos de descanso deben de estar permitidos y de hecho debemos invitar a que las personas los tomen. Técnicas como la “Pomodoro” pueden ser establecidas dentro de nuestra cultura de trabajo.
  3. Los tiempos de refrigerio y comida son importantes y no deben de verse comprometidos o eliminados por situaciones de trabajo. Para ser productivos necesitamos energía, y el descanso mental y nuestros alimentos son una forma de poder serlo.
  4. Balance Persona-trabajo. Necesitamos de nuestras relaciones sociales, ya sean familiares o de amistad y nuestro trabajo no debe ser un impedimento para que las disfrutemos. Tenemos que respetar el tiempo de labora de los demás y no generar condiciones en las que las personas estén ingresando demasiado temprano y yéndose después del horario establecido.
  5. Y por último, contar con programas de atención médica, psicológica y nutricional hará que todos contemos con una salud integral, lo cual hace que las personas estemos menos propensas a sufrir estrés y otras enfermedades que mermen nuestras capacidades laborales y sociales.

Ahora que conoces sobre cómo identificar y proponer soluciones a las personas que sufren estrés en tu ambiente de trabajo, es necesaria tu contribución a crear organizaciones más sanas por el bien de todos.

Te invitamos a acercarte con Smart Doctor y conocer cómo podemos apoyarte a crear una cultura sana en tus organizaciones.

 

smart_doctor

Leave a Comment