S M A R T D O C T O R L A T A M

Cargando...

smart_doctor

El Home Office tiene muchas ventajas para la gran mayoría de las personas cuyo trabajo se centra principalmente en el que realiza frente a una computadora, cosas como ahorrarnos el tiempo que gastamos en el tráfico pesado de nuestra ciudad, hace que nos planteemos que el trabajo remoto puede ser el formato de trabajo casi ideal.

Se estima que hasta 1 de cada 4 trabajadores está trabajando en remoto desde este 2021 y la proporción seguirá creciendo conforme que avance el tiempo.

El trabajo remoto tiene sus bondades, pero hay algo que puede pasar desapercibido y es que en la práctica, estar en remoto está generando personas cada vez más “atadas” al trabajo y a las actividades relacionadas con este, las barreras entre el tiempo personal y el laboral están siendo difusas y eso está llenando de estrés y ansiedad a las personas.

 

Espacio personal vs Espacio laboral

Cuando trabajamos desde casa, una de las primeras cosas que pasan por nuestra cabeza es que por fin podremos decidir cómo distribuir nuestro tiempo trabajando y nuestro tiempo personal.

Sin embargo, en la práctica, la mayoría de las veces terminamos por transgredir los límites que habíamos puesto inicialmente y comenzamos a conectarnos de forma desordenada y a horarios en los que habitualmente no estaríamos trabajando.

También es muy común que nuestros colegas nos busquen en los horarios que a su vez ellos tienen y esto hace que si estamos ya en nuestro horario de descanso aún tengamos que dar tiempo a atender esas solicitudes.

Nuestro espacio personal se comienza a ver invadido por todo menos nuestro tiempo para nosotros mismos, nuestras familias y nuestras amistades y esto se convierte en una competencia donde se enfrentan las necesidades de nuestro empleo contra nuestras necesidades personales.

Según un estudio de Oracle, aproximadamente el 40% de las personas considera que el estrés y la ansiedad disminuye su productividad, 42% mencionan que la eficacia de sus decisiones disminuye y hasta el 85% ve afectada su vida familiar y social fuera del trabajo debido al estrés producido por este.

 

Efectos psicológicos negativos del Home Office

  • Vínculos sociales débiles y sensación de soledad en el trabajo. Las personas en los equipos de trabajo remotos pueden sentirse solos en la mayoría y esto se debe a que pueden inclusive no conocer a sus compañeros.
  • Ansiedad. Estamos acostumbrados a una retroalimentación y acompañamiento constante por parte de los demás respecto a las acciones que estamos haciendo en nuestro día a día, el trabajo en solitario hace que nos movamos en situaciones de incertidumbre más allá de lo habitual y al no sentirnos acompañados en dichas situaciones tendemos a sufrirlas más cuando no son positivas.
  • Disponibilidad alta y malos hábitos. Comer en exceso, fumar, procrastinar en exceso, etc, son cosas a las que nos podemos rendir cuando no hay un patrón que lo limite como es el caso en las jornadas de trabajo presencial.
  • Cansancio mental. Nuestro cuerpo requiere de actividad física para despejar la mente y darle descanso, para mucha gente estar en Home Office, significa menos actividad física y esto provoca que nuestra mente no encuentre espacios para desconectarse adecuadamente y descansar. 

Desconecta el Home Office

Conforme avanzamos hacia un mundo en el que el Home Office pasa a ser de algo esporádico a algo cada vez más cotidiano tendremos que proponer rutinas a nuestros colaboradores a fin de que adquieran hábitos más saludables de trabajo.

Algunos consejos para empezar a implementar y tener una mejor salud laboral son los siguientes:

  • Aplicar metodologías de trabajo como la Técnica Pomodoro:
    1. Trabajo enfocado de 25 minutos
    2. Descanso de 5 minutos.
    3. Repetir trabajo enfocado + descanso
    4. Cada 4 pomodoros descansar de 20 a 30 minutos.
    5. Los descansos tienen que se totalmente alejados del teléfono celular y la computadora, se puede hacer cualquier otra cosa, el objetivo es darle un verdadero descanso a la mente 
  1. Cambiar de entorno. En la medida de lo posible, el área en la que trabajamos tiene que ser un lugar específico y diferente al que hacemos todo lo demás en nuestras casas, así podemos movernos y darle un mensaje a nuestra mente sobre dónde ponerse en modo trabajo y dónde en modo descanso. 
  2. Establecer un horario de trabajo. Debemos de ser estrictos con nuestros horarios de trabajo y hacerle saber a nuestros colaboradores que nos pueden encontrar en dichos horarios y bajo ciertas circunstancias. 
    1. Para hacerlo podemos poner anuncios en nuestros canales de contacto tales como correo electrónico, chat, Whatsapp, etc. 
  3. Tener otras actvidades. Los pasatiempos toman un rol crucial aquí, la familia y los amigos también nos necesitan por ello debemos fijar el punto a partir del cual dedicaremos tiempo a ello y ellos. 
  4. Programas de atención psicológica. Siempre necesitamos una mano profesional que nos ayude a canalizar nuestra salud mental. Las empresas y nosotros mismos debemos de establecer fechas donde un profesional nos ayude a volver a centrar nuestras emociones de manera positiva y efectiva para mantener el correcto equilibrio en nuestra salud psicológica. Hoy es tan fácil como atenderte a través de apps como Smart Doctor y consultar con un psicólogo que te ayude con una estrategia correcta. 

Como ya leíste, el Home Office es una gran oportunidad pero también tiene efectos que debemos manejar correctamente por nuestro bien y el de nuestros equipos de trabajo.

 

smart_Doctor

Leave a Comment